Medio Físico Natural

EL CLIMA

Guareña se encuentra en una zona caracterizada por un Cima de tipo Mediterráneo Subtropical, los inviernos suelen ser suaves y los veranos secos y calurosos.

El término de Guareña se asienta, en su parte central, sobre suelos con horizonte argílico, de tipo Suelo Rojo Mediterráneo con horizonte calizo sobre pizarras. En el sur, sobre suelos con horizonte cámbico, de tipo Suelo Pardo Mediterráneo sobre rocas intrusivas básicas, y en el norte, sobre suelos poco evolucionados de tipo Regosuelos sobre arenas.

SUPERFICIEvistaereapueblo

El término municipal de Guareña tiene una extensión de 238,34 km², de los cuales 22.044 Has, son de superficie agraria útil.

Guareña en su término municipal alberga además la entidad local menor de Torrefresneda.

En la estructura de la propiedad de las tierras se aprecia la dicotomía latifundio-minifundio, donde la mitad de las explotaciones son menores de 5 Has y solo el 3 por ciento de las mismas sobrepasan las 100 Has de extensión.

La superficie del suelo industrial es de 30.000 m², de los cuales solo un 20 por ciento está actualmente ocupado.

ENTORNO GEOGRÁFICO

Ya Mádoz lo definía como “municipio en el partido judicial de Don Benito y perteneciente a la diócesis de Plasencia, situado en una llanura con clima cálido donde reinan los vientos del E y W, con mil casa en tres plazas y treinta calles”. Los límites de su término son: por el N Valdetorres, al E Manchita, al S Cristina y al W Villagonzalo.

Guareña se localiza entre los 38º 43´20´´ y 39º 02´30´´ de latitud y de los 6º 01´40´ a 6º 11´45´ de longitud, a una altitud de 285 metros sobre el nivel del mar. Se encuentra en una zona de terrenos llanos. Recibe influencias de los vientos del Oeste procedentes del Atlántico al encontrarse a 150 Km. de él.

Las depresiones de esta zona dan origen a las ya nombradas vegas del Guadiana, fundamentalmente erosivas y rellenas en gran parte de sedimentos terciarios, en general mio-pilocenos de facies continental y aluviones cuaternarios.

Fisiográficamente se pueden distinguir dos zonas claramente diferenciadas:

A) Una llana, que domina en la mitad norte del término (Dehesa de Guadalperal, Villarreal, Los Corvos), con pendientes que oscilan entre 0.3 y 0.5 por ciento, por donde corre el río Guadiana y algunos cursos que a él afluyen (ríos Guadámez y Búrdalo) que con sus depósitos aluviales han formado extensas vegas. Los materiales geológicos dominantes son depósitos aluviales y arcillas arenosas.

B) Otra zona de lomas, que ocupa la mitad sur del término municipal (Valdepinos, Las Rozas, Chaparral, El Toril, etc.), con pendientes entre el 6 y el 14 por ciento, actúa a modo de rampa entre las vegas del Guadiana y las sierras de la Oliva y de la Garza (682 metros). Predominan materiales terciarios, como rañas y barros miocenos y primarios como granitos, pizarras arcillosas, sílices y cuarcitas.

HIDROGRAFÍA

El término municipal de Guareña no muestra un relieve fuertemente accidentado, aunque presenta bastantes ondulaciones en cuanto a su relieve.

No es abundante la parte de ríos que bañan nuestro término municipal, pero sí lo hacen por la parte norte del mismo. Estos son los flujos más importantes de agua desde el punto de vista hidrográfico, los ya mencionados Guadiana, Búrdalo y Guadámez, pues el resto de las corrientes son arroyos secos con escasa importancia al permanecer seco casi todo el año, como Arroyo Guareña, Arroyo Cristina, Arroyo de San Juan, Arroyo Margarita, etc.

Río Guadiana: Discurre lentamente por un valle amplio, constituyendo la posición más baja en altitud de Extremadura con régimen exclusivamente pluvial, pero constituye desde siempre un centro de atención demográfica. Su trayecto por el término es pequeño, recibe éste al Guadámez por la izquierda, y al Búrdalo por la derecha, estos dos aunque tampoco tienen largo trayecto por el término de Guareña, tienen su importancia, con una pendiente media del 0´34 por ciento, cinco veces mayor a la del Guadiana.

El río ya formado, al avanzar por Extremadura ha de sufrir en su aspecto cambios fundamentales que dependen de las características climatológicas y del relieve. Al entrar en las vegas propiamente su avance es lento, con brazos divagantes y meandros, contando el valle con gran anchura. La característica más conocida son los estiajes, por el que el hombre ha planificado la regulación de los caudales, construyendo bastante presas, siendo la del Zújar la que riega nuestras tierras.

Ríos Búrdalo y Guadámez. El Guadiana recibe al primero por la derecha y al segundo por la izquierda, con una pendiente media de 0’34 por cien cinco veces mayor ala del Guadiana.

Se trata de corrientes fluviales de pendientes de régimen pluviométrico, así que la irregularidad de las precipitaciones da la principal característica a éstos.
Las aguas subterráneas. Es más frecuente encontrarlas en la zona norte, al acumularse con facilidad entre los estratos arenosos y arcillosos, abundando así los pozos que alcanzan el nivel freático a escasa profundidad.

En la zona sur es difícil encontrarlas, el agua está retenida en algunos manchones graníticos, brotando a veces como pequeños manantiales o formando pequeñas charcas de escasos centímetros de profundidad.