José María Mancha Mancha

josemariamanchamanchaNace en Guareña el 4 de Febrero de 1907. Comenzó a estudiar música a los 7 años. A los 10 años consiguió una beca como organista en Astorga, que le permitió ayudarse en sus estudios de sacerdote y música.

Tuvo corno maestros de piano, en España, a Cubiles y a Balsa, de órgano a Germani, en Italia; y a Helter en Viena. En 1935 ganó por oposición la plaza de organista de la Catedral de San Isidro, de Madrid.

Ha recorrido España entera dando recitales de órgano y piano. En 1952 su fama se extendió por el mundo entero y, a partir de esa fecha sus viajes al extranjero son frecuentes y algunos prolongados.

En 1963 explicó interpretación en la Universidad de Duquenne, en Pittsburg, en la Universidad de Paul. En Chicago dio conciertos en California, en Ohio, Kansas, Rochester y New York. Recorrió igualmente Suramérica.

En 1965, tras reñidas oposiciones, y por unanimidad, obtuvo la plaza de catedrático del Real Conservatorio de Música y declamación de Madrid.

Había grabado una serie de discos sobre “Antología de la música clásica española” y realizado estudios sobre músicos y organistas españoles y extranjeros.

En resumen, una vida completa de 65 años, dedicados con la sencillez de las almas grandes a sus dos grandes pasiones: su obra sacerdotal y su música. Toda una vida consagrada al servicio de Dios. Un extremeño de pies a cabeza (como él mismo se definía) dedicado a españolear con su música, a emular las conquistas, esta vez espirituales, de sus antepasados. Otro extremeño, como decía su paisano Chamizo, “pardo, del coló de la tierra “, digno sucesor de los “machos que triunfaron en América.