Patrimonio

IGLESIA DE SANTA MARÍA

iglesiadesantamariapers

En Guareña el monumento por excelencia no es otro que la Iglesia Parroquial de Santa María, que se levanta actualmente casi en uno de los extremos de la población, cerca de la Plaza Vieja, que es donde comienza el pueblo. El edificio es una fábrica grande cuyo exterior mide 89 x 45 metros, “resultando desproporcionado para la población actual y aún en la época de su construcción, aunque Guareña fuese polo de atracción de todas los poblados cercanos y su Iglesia el punto de reunión de todos los habitantes de la comarca”.
fotos

El actual edificio de la iglesia de Santa María de Guareña fue construido sobre otra iglesia que existía antiguamente en el mismo sitio. Hay testimonios suficientemente ciertos y críticos para afirmar que la construcción de la iglesia comenzó en los primeros meses del año 1557, en el reinado de Felipe II, siendo obispo de la diócesis de Plasencia don Gutiérrez Vargas de Carvajal.

“En el mes de enero o febrero de este año Sancho de Cabrera, “maestro de cantería” estuvo viendo la obra que se había de hacer y dio la traza y orden de la misma. Se pregonó ésta, solicitando obreros y materiales en Valverde, Mérida, Oliva, Medellín, Don Benito, La Zarza, Trujillo… “

Se empezó a construir bajo las órdenes del arquitecto Sancho de Cabrera. La zanja se comienza a abrir el 10 de marzo. Pero debido a problemas en las relaciones entre éste y los responsables de la Iglesia y el pueblo en cuanto a su construcción, la misma es revisada por el arquitecto Rodrigo Gil de Hontañón, que trabajaba en aquellos momentos en la construcción de la catedral de Plasencia, a petición del Concejo de Guareña.

Una vez revisada la obra por Gil de Hontañón y a petición del Cabildo de Guareña, este arquitecto se encargó de la continuación de la misma en 1560. Gil de Hontañón, uno de los más ilustres arquitectos del renacimiento español, dirigirá la obra durante más de diez años con notables modificaciones respecto a los comienzos de la misma, proporcionando nuevas trazas para su conclusión.

Este arquitecto simboliza la coexistencia entre el gótico tardío y el clasicismo y, al mismo tiempo, a causa de la importante difusión que alcanzó su obra, la definitiva superación del medievalismo. Su capacidad artística y técnica está avalada por obras llevadas a término por él como las catedrales de Segovia y Salamanca en las que ayudó a su padre, de estilo gótico, como la catedral de Plasencia, la fachada de la Universidad de Alcalá de Henares y el palacio de Monterrey en Salamanca, de estilo renacentista.

bovedaiglesiadesantamaria

Este gran artista muere en 1577.

En 1580 se suspende la construcción hasta que Juan Herrera, director desde 1567 de las obras del Monasterio de El Escorial, maestro de obras de Felipe II, dictaminase sobre ella.

Así la obra será continuada por Pedro Gómez, cantero de Plasencia, añadiendo a los planos algunos detalles como el antepecho que está delante del tejado y las gárgolas para dar salida a las aguas.

La disposición de la iglesia y su monumentalidad artística se deben a los planos de Rodrigo Gil de Hontañón, contemplando por ello los dos estilos citados, tanto gótico como renacentista.

Se trata de una construcción con una poderosa estructura rectangular y cabecera ochavada, de buena mampostería granítica y sillería granítica en zonas de portada, ángulos y en los apenas destacados contrafuertes, de notable unidad arquitectónica.
El resultado de la intervención de dos de los más destacados arquitectos, Sancho de Cabrera y Rodrigo Gil de Hontañón, será el de un importante ejemplo de la arquitectura religiosa extremeña del siglo XVI. En la parte alta de los muros se abren amplias ventanas en medio punto con parteluz crucífero de balaustres.

La torre de la iglesia se terminó en el año 1700. La portada de la entrada principal, donde se aprecian todos los elementos del estilo renacentista, con una magnífica imagen de piedra blanca de la Asunción, en su cuerpo superior, fue terminada ya a finales del siglo XVIII, en el año 1793. Posteriormente sucedieron varios accidentes que retrasaron aun más la terminación de la iglesia.

El 28 de abril de 1900 se hundió el tramo cuarto de la bóveda, es decir la inmediata al coro. Su desprendimiento arrastró parte del tejado que descansaba sobre ella, rompiendo en el derrumbamiento la balaustrada del coro y todo el maderamen de éste y unas 2000 losas del mármol del pavimento. No quedó absolutamente nada de la bóveda. Inmediatamente se constituyó una Junta de carácter popular llamada “La Reparación del Templo de Santa María”, bajo la presidencia del entonces alcalde Don Juan Lucas Retamar. El primer acto de dicha junta fue abrir una suscripción que reunió la cantidad de cuarenta y tres mil pesetas.

En esta Junta se eligió que se hiciera cargo de la continuación de las obras los arquitectos Ricardo G. Guereta, que participó en la construcción de la catedral de la Almudena de Madrid, y Eugenio F. Quintanilla.
Se reconstruyó la bóveda derruida igual a la anterior pero con materiales menos pesados. Todas las obras se terminaron en el año 1917, dirigidas por estos dos arquitectos. Fueron, pues, siglos los que tardó la iglesia en presentar el aspecto actual.

La apertura se realizó solemnemente el 9 de Junio de 1917, consagrándose el templo por el obispo de Plasencia, Don Ángel Regueras López.

Posteriormente, debido a los sucesos de la guerra civil de 1936, son destruidos todos los altares y retablos de la iglesia, siendo reparados entre 1943 y 1949, con la generosidad de todo el pueblo. Las esculturas fueron destruidas también y se sustituyeron por unas magníficas pinturas iguales a las imágenes anteriores realizadas por el pintor local don Julián Palencia.

En cuanto al interior del edificio se puede acceder a través de tres portadas, todas ellas con arcos de medio punto. Destaca la correspondiente al lado de la Epístola, la más rica y compleja, cuya construcción se remonta al siglo XVII, mostrando los avances de la arquitectura desde el Renacimiento hacia el Barroco, con hueco en medio punto y pares de columnas compuestas sobre alto basamento. El arco de la misma lleva adornado su intradós con finos casetones y su rosca con lengüetas, dentículos y contrarios, y en la cave, la jarra de azucenas mariana.

De los pares de columnas, las exteriores son de fuste liso y estriadas en sus tercios superiores, sobre las otras corre un entablamento desornamentado con volada cornisa en la que apoya el cuerpo alto. Consta de un templete, flanqueado por bultos de medio cuerpo de S. Pedro y S. Pablo, y los arranques de un frontón partido con dos figuras femeninas recostadas en ellas. El templete es también de columnas pareadas y frontón recto, rematado por una pirámide en el centro y por dos figuras femeninas en los laterales que, haciendo juego con las anteriormente mencionadas, componen el grupo de las Cuatro Virtudes.

La portada de los pies es la más primitiva inmersa en la estética renacentista, con hueco en medio punto entre columnas de fuste liso y capitel corintio elevadas sobre podio y entablamento desornamentado. Su remate superior queda constituido por un frontón recto en cuyo tímpano luce el escudo del obispo Vargas Carvajal.

El interior es un templo longitudinal organizado a partir de una nave única, capillas entre contrafuertes y cabecera semicircular, modelo muy poco ensayado en nuestra región que aquí crea un verdadero paradigma. Destaca por su diafanidad espacial, esbeltez, por las brillantes soluciones de sus soportes y cubiertas, así como por las interesantes cubiertas de la cabecera y de la sacristía, las cuales se han relacionado con algún maestro de procedencia andaluza.

La portada del Evangelio, también de medio punto con jambas y rosca moldurados con cajeados y placados. La parte superior se cierra con una cornisa, sobre la que se eleva un templete entre aletones y juegos de prisma, bola y pirámide; en el templete, coronado con frontón recto, se abre un nicho que carece de imagen.

Presenta una original cabecera semicircular cubierta por un cuarto de esfera encasetonado. El resto se cubre mediante bellas bóvedas de gran belleza y complejidad de crucería, con abundantes y finos nervios que dibujan rombos y flores de pétalos coloniales en torno a la clave polar, las claves se adornan con motivos florales y geométricos, además de lirios y azucenas, todo ello descansa sobre semicolumnas y ménsulas con motivos decorativos de raigambre manierista.

La cubierta del presbiterio es un impresionante cuarto de esfera, cuya superficie se anima con nervaduras radiales y otras concéntricas, creando un atractivo entramado de casetones cubiertos con placados geométricos de estuco.

Soportando las cubiertas están unas semicolumnas adosadas, impresionantes por su grosor, son de fuste estriado, con basas y capiteles clásicos (jónicos), que reciben los arcos fajones y junto a las que se incrustan las ménsulas en que descargan los nervios de la bóveda, compuestas de todos los motivos decorativos de manierismo

retabloiglesiadesantamaria

El retablo mayor es de grandes dimensiones y arquitectura clasicista, con tres cuerpos distribuidos en cinco calles y con representaciones escultóricas de la Natividad, Evangelistas; Epifanía, Apóstoles, Padres de la Iglesia, etc. Entre otras piezas artísticas hay que destacar también un interesante Crucificado del siglo XVII, de cuidada labra, que se conserva en la sacristía aunque retocado donde también se custodia una cajonería barroca del siglo XVIII.

Hay que destacar también las extraordinarias puertas de madera que cierras los accesos a la iglesia, supuestamente coetáneas a la obra arquitectónica. Conservan, a pesar del paso del tiempo, la mayor parte de los herrajes originales con las clavazones lobuladas o estrelladas de tradición gótica. En su interior están labradas con estrellas y lazo de tradición morisca.

La colección de orfebrería también ofrece cierto interés, con abundancia de bandejas, coronas, juego de candelabros de procedencia cordobesa, cruces parroquiales grandes del siglo XVIII.

El 1 de Julio de 1988 la Iglesia de Santa María fue declarada “Bien de Interés Histórico y Cultural con categoría de monumento” por la Junta de Extremadura reflejándose en el Boletín Oficial del Estado dicha resolución por la Consejería de Educación y Cultura.
Así recibía nuestra parroquia el justo reconocimiento de la que era merecedora.


IGLESIA DE SAN GREGORIO

iglesiasangregorio

Es un edificio de recoleto atrio porticado, obra del siglo XVIII. Al igual que el Ayuntamiento, se abre a una plaza, presentando al frente atrio de triple arcada sostenido por columnas de capiteles visigóticos y granito enmarcadas en alfiz y una espadaña flanqueada por cornisamento con volutas barroca.

Es propiedad de la Iglesia.

 


PALACIO MUNICIPAL. Ayuntamiento

ayuntamientopers

Preside la plaza de España. Su fachada, de elegante y sobrio diseño clasicista, está resuelta en sillería de granito. En el cuerpo inferior se abren tres arcos, franqueados por pilastras de orden toscano, formando el soportal delantero. En el segundo, producto de la remodelación efectuada en los años 30 de este siglo, aparecen cinco vanos adintelados, con los centrales destacados en forma de balconada, con placados laterales, y con un frontón coronando el principal. Un poderoso cornisamento rematado por bolas al gusto herreriano, y un atrio central, también moderno, donde luce el reloj, definen la zona superior. La obra es del XVIII, constituyendo uno de los mejores modelos de edificios concejiles levantados en esa época en la región, entre los que destaca por su equilibrada monumentalidad.

Su arquitectura es de severo gusto herreriano, que hace que el edificio sea una de las muestras de su especie más señalado en la región. Durante los años 1992, 1993 y 1994 ha sido ampliamente remodela tanto en su interior como en sus fachadas.

La plaza de España, donde se encuentra ubicado, también fue remodelada totalmente en estos años, empleando materiales que ya existían en el Palacio Municipal y que además lo singularizaban, como la piedra de granito con la que está pavimentada. Con ello, la plaza y el edificio forman un todo unísono.

Del enriquecimiento de este edificio fruto de las remodelaciones, se señala la ejecución de la carpintería de madera, para lo que se ha seguido el mismo modelo de una ventana de las existentes, uniformando el conjunto, así como la incorporación de las vidrieras emplomadas con el escudo de la Villa. La cerrajería está diseñada de modo similar a la que existía en los balcones que era más uniforme que el resto. Las farolas de aluminio se han sustituido por otras de fundición más acordes con el conjunto del edificio. Las farolas de diseño fernandino, también se utilizan en los soportales situadas en el cruce de cada una de las tres bóvedas de arista que los conforman, así como en toda la plaza.


EL CRISTO DE LAS AGUAScristodelasaguas

La imagen actual del Cristo de las Aguas es la restauración de la misma que existía antes de la Guerra Civil.

La tradición cuenta que la imagen original fue adquirida por el pueblo y a su cargo y cuidado estuvieron los Marqueses de la Sacra y la familia de Don Manuel Dorado.

La vocación hacia este Cristo surge cuando en época de sequía se le invocaba y aparecía la lluvia.

Hubo una época en la que la Iglesia de Santa María estuvo cerrada y no se celebraban oficios en ella ya que la bóveda de la nave principal se derrumbó. Fue entonces cuando el Cristo de las Aguas estuvo recogido en el domicilio particular de D. Manuel Dorado y todos los devotos le veneraban desde la ventana enrejada que daba a la calle.

Una vez reconstruida la bóveda de la Iglesia, fue nuevamente trasladada la imagen a la misma.


ANTIGUO CONVENTO DE LAS DOMINÍCAS

Situada en la Plaza Vieja del Municipio, con preciosa portada granítico a la que sirve de timbre un gran blasón episcopal.

Actualmente es de Propiedad Particular, conservándose solamente la portada de todo el edificio.


CONJUNTO PATRIMONIAL

También hay que desatar lo que se califica como Patrimonio Municipal de Guareña, que lo constituyen aproximadamente, una veintena de edificios que por conservar rasgos típicos de su construcción y arquitectura popular como: casas señoriales, solariegas, de labradores… y demás edificios

patrimonio2 patrimonio3

 

 

 

 

 

 

 


ESCULTURAS

Realizadas a Luis Chamizo y Juan Durán, consistente en dos pequeños bustos de bronce sobre pedestal de granito, ubicado el primero en Calle D. Diego López y el segundo en Plaza San Gregorio.

esculturaluischamizo juanduran

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


RESTOS ROMANOS

Están distribuidos por todo el término municipal, aunque los restos más numerosos se encuentran en el paraje conocido como “Dehesa pozo la cañada”, pertenecientes a una Villa romana, que debido al paso del tiempo, desconocimiento y demás, ha sido continuamente expoliada.

Los lugares donde se encuentran son de propiedad privada.